prostitutas en la historia chulo de prostitutas

Generalmente las autoridades persiguen a las mujeres que se dedican a este lucrativo negocio cuando en verdad se debería perseguir a quienes las explotan. Hace poco se leía así en uno de estos periódicos: Es responsabilidad de los gobiernos el proceder contra el accionar de estos criminales.

Vida y muerte de un proxeneta: De una familia rica, Alberto Manuel Yarini fue enviado a Estados Unidos para cursar estudios y así evitar que se enfrascara en la lucha por la independencia cubana del colonialismo español de entonces.

Al terminar la guerra regresa y ,a pesar de su corta edad, 18 años entonces, se convierte en lo que sería el futuro y famoso proxeneta. Apuesto, de un caminar elegante, bien parecido, vestido siempre a la moda, usaba los mejores perfumes extranjeros; todo sonrisas y finos modales, era un derrochador de dinero y apasionado con las mujeres, muchas de éstas se rendían a sus pies por su marcado trato especial; a su paso por las calles de La Habana era recibido con una admiración desmedida.

Era todo un dandy. Todo esto hacía que proxenetas no cubanos, y en particular los franceses, que en ese tiempo dominaban una parte del comercio sexual en Cuba, le tuvieran envidia y le vieran como un respetable enemigo. Cuando Letot regresó, sus amigos franceses se burlaron de él porque el chulo cubano le había quitado a la francesita.

En ese tiempo Yarini compartía su casa de la calle Paula con tres mujeres en perfecta armonía. Elena Morales, una mulata en la flor de sus 22 años, Celia Martínez, una mestiza preciosa y la Petit Berthe, la francesa por la que lo mataron. Semiesclavitud, sexo gratis con el jefe y droga, mucha droga. Así es la vida en un garito imposible de cerrar pese a las denuncias contra su presunto dueño. El Model's se anuncia como hotel, restaurante y sala de fiestas con 'flyers' con coartada culinaria: El dueño nos roba a nosotras y nosotras engañamos un poco a los clientes.

Cuando tienes a un tío muy drogado, le pasas la tarjeta las veces que sean: A cambio, el dueño te roba en todo: A ver, a mí, que he llegado a ganar 3. Pero muchas trabajan sólo por la droga, por el vicio Con uno muy drogado. Las tres son rumanas. Luego tenemos a Pilar , la mayor. Un garito que no hay manera de cerrar. Hace un mes, la Audiencia Provincial asturiana dictaminaba su cierre tras el enésimo pleito contra los siempre presuntos propietarios. Dos días después, un artículo en la prensa local: Siempre oculto tras supuestos testaferros: Él lo niega todo terminantemente a este diario: En su lugar, telefonea al periódico un señor llamado Miguel Pérez , que asegura ser el responsable de la actividad: Aprovechando la coyuntura, las tres mujeres nos cuentan -protegidas en el despacho de un abogado- cómo es la vida en un putiferio de carretera.

Morbo poco, explotación laboral mucha. Son prostitutas, pero podrían ser teleoperadoras hartas de ser pisoteadas.

Como reza el dicho: Lo cuentan ellas solas. Tandas de 21 días [la otra semana del mes es para la regla]. Era todo un fraude. Teníamos contrato, con sueldo de euros. Por supuesto, no nos lo pagaban. De los 30 euros de cada copa, la mitad era para ellos.

El contrato era de camarera, o de animadora, o de no sé qué de ocio. Da igual, todo mentira. Si te ibas con un cliente, te cobraban 90 euros por salir, pero también si te ibas con tu novio.

Prostitutas en la historia chulo de prostitutas -

Hasta que un día un prostituidor me dio una terrible paliza. Cuando Letot regresó, sus amigos franceses se burlaron de él porque el chulo cubano le había quitado a la francesita. Tiene que demostrarle que ella no compite con él, que no es una "marimacho". Si los varones dejaran de ir de putas, esto se acabaría. Hace el payaso, sonríe y ríe sin sentido.

Hasta que un día un prostituidor me dio una terrible paliza. El conserje de un hotel me ayudó, llamó a la policía. Y no se lo va a creer: Porque a quién le importa una puta. Pero las mujeres que ejercen la prostitución necesitan contarse esa mentira. Necesitan decirse que son ellas las que eligen, las que ponen el precio, las que son libres de entrar o salir cuando les apetece….

Y se lo dicen para no sentir dolor, para negar la tortura de la que son víctimas. Yo también me sostenía diciéndome a mí misma que era una trabajadora sexual. Y me di cuenta de que yo no vendía nada, porque nada era mío. Aun después de muerta te siguen explotando. Lo primero que hace es romper tu identidad y convertirte en un objeto de uso y abuso. Empezando por tu cuerpo. Un cuerpo es un todo, pero sin embargo una puta sólo tiene boca, vagina y ano. Una puta no tiene clientes, porque no es un banco ni una tienda.

Los que van de putas son "prostituidores". Nuestros maridos, nuestros hermanos, nuestros jueces, nuestros políticos, nuestros sacerdotes… Todo tipo de hombres. Cuando eres puta, tu cuerpo no te pertenece, ni siquiera después de muerta". Sí, tengo un hijo de 21 años que nació años después de que dejara la prostitución.

Cuando era puta lo que tuve fue cinco abortos. Pero trabajo para que esa rabia sea combustible para seguir peleando y pensando en la sociedad. Esa rabia hace que yo no sea una mujer conformista. Y por eso lucho con todas mis fuerzas contra esa violencia que es la prostitución. Hay que educar a los niños contra la prostitución en los colegios, en primaria y en secundaria, en las universidades… Sólo así conseguiremos que los niños no se conviertan el día de mañana en prostituidores y que a las niñas no las conviertan en putas.

En primer lugar nuestros gobernantes. Una puta es el resultado de las políticas de quienes nos gobiernan. Todo esto hacía que proxenetas no cubanos, y en particular los franceses, que en ese tiempo dominaban una parte del comercio sexual en Cuba, le tuvieran envidia y le vieran como un respetable enemigo. Cuando Letot regresó, sus amigos franceses se burlaron de él porque el chulo cubano le había quitado a la francesita.

En ese tiempo Yarini compartía su casa de la calle Paula con tres mujeres en perfecta armonía. Elena Morales, una mulata en la flor de sus 22 años, Celia Martínez, una mestiza preciosa y la Petit Berthe, la francesa por la que lo mataron. Con Yarini a la cabecera de la mesa todas sabían que quien se sentara a la derecha de Yarini era la elegida de la noche. Una tarde, Letot junto con varios amigos franceses le tendieron una trampa a Yarini, quien al salir de su casa fue recibido por una lluvia de balas.

La Petit Berthe recibió una herida en uno de sus senos. Letot fue muerto allí mismo por uno de los amigos de Yarini con un tiro en la frente. Era el 21 de noviembre de El Rey del Barrio habanero había muerto, tenía 28 años. Hoy, a pesar de los años transcurridos, la tumba de Yarini en un cementerio de La Habana todavía es muestra de interés por muchas personas y alguna que otra vez se ven rosas rojas junto a la tumba que guardan sus restos.

Vereda tropical Arnoldo Varona.

0 People reacted on this

Leave a Reply:

Your email address will not be published. Required fields are marked *