numero de prostitutas podemos prostitucion

La prostitución queda enmarcada en su totalidad como una actividad laboral. Como efecto de este tipo de medidas, el negocio existente en torno a la prostitución deja de criminalizarse, lo que no sólo afecta a las trabajadoras, sino también a las terceras personas que median y tienen relación con este comercio. Estas medidas se aplican en países como Alemania y Holanda. El sociólogo Ignasi Pons [ Frente a la supuesta "falta de libertad" en la elección de la prostitución como un trabajo, defensores y artífices de esta postura denuncian las condiciones de alienación y cosificación que se dan también en otras profesiones, y cuestionan que se cumpla el principio de libre elección no sólo en el mercado del sexo, sino en general en la mayoría de los trabajos actuales en nuestras sociedades.

Para la mayor parte del trabajo no cualificado se parte de los supuestos de que se trabaja por "dinero" y no por satisfacción personal.

En general, nadie se plantea que un basurero, un enterrador de muertos o estar interna todos los días y noches conlleven una "realización personal", pero tampoco una "esclavitud personal". Sólo en el caso de la prostitución se descarta, tal y como apunta la antropóloga Dolores Juliano [ En todo mercado laboral se pone en venta la fuerza de trabajo del cuerpo humano, ya sean los genitales o el cerebro. Ahora bien, hay que reconocer que el estigma aplicado a la comercialización del cuerpo femenino sumado a la sacralización de la sexualidad en Occidente hace que este tipo de trabajo se convierta en algo marginal y excluyente, a diferencia de otros trabajos que integran y se valoran socialmente.

La falta de capital social [Bourdieu, Por un lado, la defensa de regular los derechos y la mejora de las condiciones laborales dentro del sector económico del sexo se apoya en la reivindicación de la libertad de decisión sobre la gestión del propio cuerpo, como un negocio autónomo. Este sería el discurso que defienden las trabajadoras sexuales como ellas se autodenominan: A partir de los años ochenta, las investigaciones comienzan a tener en cuenta las opiniones de los movimientos de las trabajadoras sexuales que reclaman sus derechos y autonomía para decidir ejercer esta actividad.

Las obras y planteamientos feministas de Gail Petherson [], Raquel Osborne [] o Carla Corso [] se basan en las voces de las propias prostitutas. En la lista de reivindicaciones elaborada en el Primer Congreso Mundial de Putas, las prostitutas reclamaban la regulación comercial en vez de criminal de los negocios sexuales y el esfuerzo de las leyes ordinarias contra el uso de la fuerza, el fraude, la violencia y el maltrato a niños tanto en contextos de prostitución como en cualesquier otros [Petherson, Las verdaderas protagonistas organizadas en asociaciones de trabajadoras sexuales salen a la palestra para hacer oír su voz y su propio discurso en defensa de sus intereses [Corso, Entre el orgullo del propio oficio y la propuesta de un mundo donde el sexo no se ponga ya a la venta, las prostitutas italianas también francesas, belgas e inglesas han constituido unos puntos de referencia internacional para intercambiar información y experiencias, elaborar técnicas de defensa y reclamar nuevas leyes [Corso, Pere Negre i Rigol recoge también testimonios de prostitutas del barrio chino de Barcelona.

Para Lin [] existen tres indicadores de estatus fundamentales: Si atendemos por indicador político al proceso de toma de decisiones autónoma, de "elegir" en cierta manera como trabajadoras subalternas, tampoco en este punto distaría de otra actividad laboral. La utilización del cuerpo y la sexualidad marcan una frontera simbólica que divide a hombres y mujeres: Ellos quedan "limpios" "ensuciando" a ellas. Aunque existe una negación general de la sexualidad tanto para el hombre como para la mujer, nuestra sociedad permite la transgresión de estas normas sólo para hombres, ya que su valoración social no depende de su conducta sexual ser promiscuo confiere prestigio.

Sin embargo, la valoración social de la mujer sigue siendo a través de su sexualidad. Las prostitutas reclaman el cese del hostigamiento legal de las medidas abolicionistas, ya que desde su punto de vista son estas leyes llamadas antiproxenetas las que atentan contra ellas mismas, su negocio y amigos. El logro de la ciudadanía en nuestras sociedades de mercado abierto, basado en el sistema monetario, se encuentra esetrechamente ligado por no decir que depende a nuestra inserción al mercado de trabajo que, a través de la obtención del salario, nos permite la integración social en una posición y situación social determinadas.

En este contexto, el uso del propio cuerpo supone el medio para conseguir un salario o una nómina si se reconoce como un trabajo y la posibilidad de llevar una vida digna como cualquier trabajador potenciando así su capacidad como actor social. En este sentido me parece relevante retomar la postura de la Organización Internacional del Trabajo, que: Es decir, remite el poder a las instancias sanitarias, algo que no ocurre en otras recomendaciones laborales.

Hasta ahora sólo hemos incidido en uno de los actores que participan en el fenómeno de la prostitución: Sin embargo se suele olvidar que el trabajo sexual implica la existencia de otros actores sin los que esta actividad sería imposible: Hablar de trabajadora sexual implica hablar de clientes.

Hablar de prostitutas implica hablar de prostituidores , los intermediarios proxenetas, chulos y la industria del sexo. Y también es imposible obviar a la sociedad en general: La construcción en el imaginario social de la mujer prostituta difiere significativamente de la construcción simbólica del hombre "prostituto" o "gigoló".

Mientras que la mujer prostituta sufre un alto estigma en el ejercicio de su actividad laboral, su "cliente" queda obviado incluso "olvidado" a nivel simbólico dentro de la comunidad y sus medios de control policiales y de presión social al hombre se le atribuyen necesidades sexuales que la mujer no tiene o no debe tener. Sin duda sería una interesante investigación.

Son escasos los estudios que presentan el punto de vista de empresarios del comercio del sexo, como ANELA Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne , que aboga por la adopción de medidas reglamentaristas por parte del Estado español.

Uno de estos estudios ha sido realizado por el antropólogo José Luis Solana Ruiz, recogiendo las opiniones y posturas de dichos empresarios ante la prostitución. A grandes rasgos, ANELA se muestra partidaria de prohibir la actividad de la prostitución callejera bajo el lema de mayor higiene o garantías de seguridad adecuadas.

Protesta ante las actuaciones legales y policiales en sus negocios y defiende el derecho a ejercer libremente su actividad económica como empresarios. Declaran que no tienen relación laboral con las mujeres que ejercen la prostitución, su actuación se limita a "poner la 'infraestructura para el sexo en libertad entre adultos' ".

Lo que parece evidente, en mi opinión, es que si ponen tanto interés en la reglamentación es porque el negocio debe ser muy lucrativo para ellos. Frente a esto, recientes investigaciones [Oso Casas, ; Pons i Antoni, ; Medeiros, ; Otegui, ; Solana Ruiz, ; Navarro, ] han indicado los aspectos que las trabajadoras sexuales señalan como positivos en el trabajo de calle: Obviamente, todo polo positivo tiene un polo negativo.

Las trabajadoras sexuales refieren como inconvenientes de trabajar en la calle: Ciertamente estos inconvenientes existen y hay que poner los medios para amortiguar sus consecuencias. De hecho una legalización supondría una mejora de estas condiciones. Pero hay que tener cuidado al interpretar las peticiones de ANELA, pues, en mi interpretación, su interés no se centra en mejorar las condiciones de vida y de trabajo de las mujeres, sino en defender sus intereses empresariales, alegando cuestiones de salud para lo que son simplemente cuestiones económicas y de poder.

En este caso, salud y poder se convierten en un matrimonio perfecto al que los científicos sociales comprometidos hemos de cuestionar. Bajo este paradigma legalicionista el país europeo que se suele tomar como ejemplo es Holanda. Sin embargo, las medidas que legalizan el ejercicio de la prostitución son de reciente aprobación, por lo que no existen valoraciones definitivas todavía.

Existen varias formas de prostitución, entre ellas las famosas vitrinas, pero son los clubes los que representan la mayor parte de la industria del sexo en este país, y en menor medida, casas privadas de citas , en las fincas, servicios de "acompañamiento" y, por supuesto, trabajo de calle. Pero Holanda también ha tenido su proceso histórico con respecto a este tema. Así, hasta su política era reglamentarista en la línea de lo anteriormente expuesto en este artículo.

En esta fecha se pasó a una política abolicionista tolerante con la prostituta e intolerante con el proxeneta. Esto significa que permitía el ejercicio de la prostitución de una persona por su cuenta como expresión de las libertades civiles , pero penalizaba la explotación de un establecimiento de sexo, o sea, el hecho de dar un lugar a la prostitución.

La aplicación de estas medidas se hacía bajo el espíritu de tolerancia característico de las políticas holandesas: Actualmente, en Holanda la prostitución ha sido despenalizada y se ha iniciado una política legalicionista, siempre y cuando se trate de una opción voluntaria. Esto supone reglamentar el funcionamiento de los locales, que pasan a ser gestionados como cualquier otro negocio comercial, y, a su vez, supone incorporar la prostitución como una profesión al derecho laboral y considerarla como un trabajo en la industria del sexo.

En este sentido, la política de inmigración tiene una importante relación con las medidas que se toman para legalizar la actividad de la prostitución a efectos de no producir discriminación hacia las mujeres extranjeras que trabajan en el sector del sexo. Esto es ya una discriminación importante que no se da en otras profesiones, por lo que la lógica que subyace en el fondo, en mi opinión, sigue siendo que la prostitución es algo "especial" que hay que controlar de alguna manera.

Si un país no te permite la entrada con un contrato de trabajo sexual y sí con un contrato de trabajo doméstico, seguimos hablando de estigma, de control y no de igualdad real ni legal en materia laboral. El cuerpo como mercancía y como víctima: Para este discurso, la prostitución es siempre una forma de esclavitud sexual. Es una forma de violencia contra las mujeres que atenta contra su integridad y dignidad. Un importante sector feminista se encuadra en estos tipos de políticas.

Al mismo tiempo, los Estados que corroboran este convenio "se comprometen a adoptar medidas para la prevención de la prostitución, la rehabilitación y adaptación social de las víctimas de la prostitución" [Gutiérrez, Prostitución es siempre equivalente a esclavitud sexual. Coherente con este planteamiento, la postura política adoptada por estos movimientos hoy en día supone definir la prostitución como una forma de violencia contra las personas que la ejercen.

Defiende que se trata de una cuestión ética: Las palabras de Rosario Carralero, miembro de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres de Madrid, reflejan también esta idea de que el cuerpo femenino se convierte en una mercancía: La compra del cuerpo de las mujeres presenta enormes similitudes con nuestro comportamiento de consumo [ Desde esta óptica el modelo de reglamentación opuesto al abolicionista supone organizar "la venta del cuerpo de las mujeres", legitimar el "mercado de cuerpos femeninos destinados a la población masculina para su consumo individual con fines sexuales" [Carralero, Detractores de esta postura señalan que prostituirse es sólo un intercambio de servicios sexuales por dinero.

No se vende el cuerpo, ni la persona, se venden sólo servicios sexuales. El de "objeto" de consumo. Y convertir la sexualidad femenina en un objeto comercial atentaría contra la integridad y dignidad de las personas.

Para estas teóricas la prostituta es siempre una víctima cuya capacidad de decisión se encuentra limitada por unas condiciones sociales estructurales pobreza, marginación, falta de oportunidades, abuso sexual. Cuando se piensa que todos los trabajadores sexuales son víctimas, no se puede discutir sobre las diferentes condiciones de trabajo en las que se encuentran.

Bob , por ejemplo, es un 'cross desser' al que le gustan las mujeres. Es también el caso de Nick , un cuarentón soltero con gustos peculiares: Nick, por ejemplo, afirma quedarse charlando un buen rato después del acto.

Esa es, finalmente, la conclusión de los investigadores. Aunque casi todas las trabajadoras se han visto en situaciones desagradables, la mayor parte de clientes son capaces de respetar los límites que imponen.

En Titania Compañía Editorial, S. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación. Alma, Corazón, Vida Viajes. Barnés Contacta al autor. Tiempo de lectura 8 min. Manifestante protesta contra el arresto de los trabajadores sexuales de Rentboy. La mayor parte de los encuestados acudían a burdeles.

Por Miguel Ayuso Intelectuales franceses publican un manifiesto proprostitución Por Miguel Ayuso 9.

Sin duda sería una interesante investigación. Son escasos los estudios que presentan el punto de vista de empresarios del comercio del sexo, como ANELA Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne , que aboga por la adopción de medidas reglamentaristas por parte del Estado español.

Uno de estos estudios ha sido realizado por el antropólogo José Luis Solana Ruiz, recogiendo las opiniones y posturas de dichos empresarios ante la prostitución. A grandes rasgos, ANELA se muestra partidaria de prohibir la actividad de la prostitución callejera bajo el lema de mayor higiene o garantías de seguridad adecuadas. Protesta ante las actuaciones legales y policiales en sus negocios y defiende el derecho a ejercer libremente su actividad económica como empresarios.

Declaran que no tienen relación laboral con las mujeres que ejercen la prostitución, su actuación se limita a "poner la 'infraestructura para el sexo en libertad entre adultos' ". Lo que parece evidente, en mi opinión, es que si ponen tanto interés en la reglamentación es porque el negocio debe ser muy lucrativo para ellos.

Frente a esto, recientes investigaciones [Oso Casas, ; Pons i Antoni, ; Medeiros, ; Otegui, ; Solana Ruiz, ; Navarro, ] han indicado los aspectos que las trabajadoras sexuales señalan como positivos en el trabajo de calle: Obviamente, todo polo positivo tiene un polo negativo.

Las trabajadoras sexuales refieren como inconvenientes de trabajar en la calle: Ciertamente estos inconvenientes existen y hay que poner los medios para amortiguar sus consecuencias. De hecho una legalización supondría una mejora de estas condiciones. Pero hay que tener cuidado al interpretar las peticiones de ANELA, pues, en mi interpretación, su interés no se centra en mejorar las condiciones de vida y de trabajo de las mujeres, sino en defender sus intereses empresariales, alegando cuestiones de salud para lo que son simplemente cuestiones económicas y de poder.

En este caso, salud y poder se convierten en un matrimonio perfecto al que los científicos sociales comprometidos hemos de cuestionar. Bajo este paradigma legalicionista el país europeo que se suele tomar como ejemplo es Holanda. Sin embargo, las medidas que legalizan el ejercicio de la prostitución son de reciente aprobación, por lo que no existen valoraciones definitivas todavía. Existen varias formas de prostitución, entre ellas las famosas vitrinas, pero son los clubes los que representan la mayor parte de la industria del sexo en este país, y en menor medida, casas privadas de citas , en las fincas, servicios de "acompañamiento" y, por supuesto, trabajo de calle.

Pero Holanda también ha tenido su proceso histórico con respecto a este tema. Así, hasta su política era reglamentarista en la línea de lo anteriormente expuesto en este artículo. En esta fecha se pasó a una política abolicionista tolerante con la prostituta e intolerante con el proxeneta.

Esto significa que permitía el ejercicio de la prostitución de una persona por su cuenta como expresión de las libertades civiles , pero penalizaba la explotación de un establecimiento de sexo, o sea, el hecho de dar un lugar a la prostitución. La aplicación de estas medidas se hacía bajo el espíritu de tolerancia característico de las políticas holandesas: Actualmente, en Holanda la prostitución ha sido despenalizada y se ha iniciado una política legalicionista, siempre y cuando se trate de una opción voluntaria.

Esto supone reglamentar el funcionamiento de los locales, que pasan a ser gestionados como cualquier otro negocio comercial, y, a su vez, supone incorporar la prostitución como una profesión al derecho laboral y considerarla como un trabajo en la industria del sexo.

En este sentido, la política de inmigración tiene una importante relación con las medidas que se toman para legalizar la actividad de la prostitución a efectos de no producir discriminación hacia las mujeres extranjeras que trabajan en el sector del sexo.

Esto es ya una discriminación importante que no se da en otras profesiones, por lo que la lógica que subyace en el fondo, en mi opinión, sigue siendo que la prostitución es algo "especial" que hay que controlar de alguna manera.

Si un país no te permite la entrada con un contrato de trabajo sexual y sí con un contrato de trabajo doméstico, seguimos hablando de estigma, de control y no de igualdad real ni legal en materia laboral. El cuerpo como mercancía y como víctima: Para este discurso, la prostitución es siempre una forma de esclavitud sexual.

Es una forma de violencia contra las mujeres que atenta contra su integridad y dignidad. Un importante sector feminista se encuadra en estos tipos de políticas.

Al mismo tiempo, los Estados que corroboran este convenio "se comprometen a adoptar medidas para la prevención de la prostitución, la rehabilitación y adaptación social de las víctimas de la prostitución" [Gutiérrez, Prostitución es siempre equivalente a esclavitud sexual. Coherente con este planteamiento, la postura política adoptada por estos movimientos hoy en día supone definir la prostitución como una forma de violencia contra las personas que la ejercen.

Defiende que se trata de una cuestión ética: Las palabras de Rosario Carralero, miembro de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres de Madrid, reflejan también esta idea de que el cuerpo femenino se convierte en una mercancía: La compra del cuerpo de las mujeres presenta enormes similitudes con nuestro comportamiento de consumo [ Desde esta óptica el modelo de reglamentación opuesto al abolicionista supone organizar "la venta del cuerpo de las mujeres", legitimar el "mercado de cuerpos femeninos destinados a la población masculina para su consumo individual con fines sexuales" [Carralero, Detractores de esta postura señalan que prostituirse es sólo un intercambio de servicios sexuales por dinero.

No se vende el cuerpo, ni la persona, se venden sólo servicios sexuales. El de "objeto" de consumo. Y convertir la sexualidad femenina en un objeto comercial atentaría contra la integridad y dignidad de las personas. Para estas teóricas la prostituta es siempre una víctima cuya capacidad de decisión se encuentra limitada por unas condiciones sociales estructurales pobreza, marginación, falta de oportunidades, abuso sexual.

El Estado se convierte en "salvador" de las prostitutas ofreciéndoles "alternativas" rehabilitadoras normalmente la limpieza de casas. Frente a estas posturas, muchas son las críticas y replanteamientos de científicos y, especialmente, de las propias trabajadoras sexuales, tal y como lo he expuesto. Gould describe el proceso por el que se aprueba en Suecia, en , la ley denominada Sexkdpstag, que regula la compra y venta del sexo penalizando al consumidor.

Este autor plantea que Suecia se enfrenta a una contradicción: Otro caso relevante como país con un sistema legal abolicionista es España.

Dichas reformas legales son descritas por algunas juristas como medidas con una fuerte carga moral de índole religioso: También se ha manifestado la incoherencia entre ley y realidad: Para la socióloga Raquel Osborne, la política de corte abolicionista en España se traduce en que.

Algo que queda patente en las calles madrileñas donde la lucha contra la prostitución se ha convertido en una lucha contra la inmigración femenina. La veda ha quedado abierta. Por Miguel Ayuso Intelectuales franceses publican un manifiesto proprostitución Por Miguel Ayuso 9. Lo que piensa una prostituta de sus clientes, dicho con total sinceridad Por Héctor G.

Respondiendo al comentario 1. Recuerda las normas de la comunidad. Por Fecha Mejor Valorados. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas de los distintos medios y canales de comunicación de la entidad editora o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada o no judicialmente, como calumnias, o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.

No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros no podemos saber a quién pertenecen esos datos. Pero si quieres estas en libertad de optar por la abolicion siempre y en todo lugar. Nuevamente pones palabras en mi que no he dicho Republicanismo radical lo encuentras aca definido para que amplies un poquito tu mirada.

Que no se puede interferir en nada que decidan "libremente" los individuos es la concepción liberal, de derechas de toda la vida.

Lo de que el estado no puede interferir en la libertad individual de nadie para nada para explotar, para acaparar, para robar, etc, claro es la derecha liberal. Tan simple y lo entiende cualquiera. O parece que no. Muy interesante reflexion Pero no respondes porque se debe prohibir siempre y en todo lugar y en todo contexto, el trabajo sexual.

Entonces prohibamos y abolamos el trabajo, el sexual y el no sexual Pero en cambio tu propuesta es abolir el sistema capitalista. Tu propuesta de minimos la apoyo sin reservas, por la mia de maximos lucho con denuedo. El debate como lo planteas elude el caso concreto que es la libertad que tienes las personas de prostituirse en condiciones materiales de posibilidad de eleccion real.

Negar las libertades individuales es de totalitirismos.. Ahora si para ti es de derechas defender esas libertades postivvas y negativas es ser de derechas sugiero que acomodes tu brujula porque te estas equivocando y mucho.

Es de derechas el concepto de libertad negativa que presentas. La lbertad negativa esta plasmada en los instrumentos internacionales e internos de derechos humanos y se refiere al ambuto de la autonomia individual con los correspondiente deberes de abstencion estatal.

Desde la segunda posguerra quedo claro que la libertad es tambien positiva con las consiguientes obligaciones de hacer de los estados. Basura es la ignorancia que se presenta como iluminada. Si los principios estan claros, la primera consecuencia que se deriva es que no cabe el prohibicionismo. Seguir la consiguna de prohibido prohibir. Por ejemplo, la esclavitud. Y otras muchas situaciones de atentado a los derechos humanos y de explotación.

Tu acusacion de falsedad es mas falsa que una moneda de cos caras. La prohibicion se sujeta a los limites de los derechos de los demas, todo lo que no te dañe ni dañe a los demas, y que puedas tomar en ejercicio autentico de la libertad debe estar sujeto de prohibiciones.

En esa linea de accion, si se lleva a sus ultimas consecuencias, podria prohibirse el uso de alucinogenos, del alcohol, de la eutanasia, del aborto, de la orientacion sexual diversa. Ahi si como dicen La libertad no ha sido la virtud de los regimenes totalitarios de izquierda en lo que confluyen con los de derechos. Ni tu ni yo ni montero les vamos a decir a las prostitutas como vivir y que hacer con su cuerpo. El trabajo es que puedan expreasse con la liebrtad, y si la libertad es valor positivo politico cuando se ejerce con autonomia y condiciones materiales.

Te aseguro que Rallo o Aguirre saben qué defienden. No es cuestión de verdades reveladas sino de información. La derecha se caracteriza por promover un perfeccionismo moral que se siente con el derecho a gobernar la sexualidad, habitos de consumo y relaciones de las personas. La derecha promueve la prohibicion de todo las libertades que puedan, prohibe la autonomia de las naciones españolas, prohibe el uso de sustancias psicoactivas, prohibe el trabao sexual, prohibe la homosexualidad.

Una posicion progresista como la que debe tener Podemos, debe garantizar la libertad negativa y positiva de las trabajadoras sexuales para decidir sin constreñimientos de ningun tipo si quieren esa profesion u otra. Lo que no sea esto tiende al totalitarismo. Estamos cacareando como loros los profundos argumentos de otros? Creo, como se puede comprobar, que he dado argumentos propios de sobra como para que digas semejante chorrada, si digo que no es porque no estoy de acuerdo con todo lo que dices y cacarear puede que cacaré tu madre pero yo no.

Aunque puestos a repetir argumentos, prefiero repetir los de Miguel que los de Esperanza Aguirre o los del cuñado Rivera. Claro, y tampoco vamos a repetir los argumentos de stalin, hitler, rajoy Claro, ante la ausencia de argumentos razonados, ahora mentas la madre. No seas tan infantil y trata de decir no, porque Prohibido prohibir en el contexto que lo menciono, se refiere al ambito de la libertad personal formal y materual. No en el sentido mercantil de dejar hacer y dejar pasar. Prohibido prohibir se acerca mas a las tendencia anarquistas.

Pero cada uno lee desde donde quiera leer asi se le explique. Y tu estas empeñado en etiquetarme sin tomar en consideracion todo lo escrito. Friedman, Mises y Thatcher http: No toda forma de prostitucion es una forma de esclavitud. De ahi que no se puede prohibir toda forma de prostitucion. Debe prohibirse la que se realiza bajo condiciones de esclavitud o similares. Quien hable de esclativud legitimada es o un estupido o un reaccionario.

Como no estamos en ninguna de las dos, espero, pues mejor no decir que el sol calienta y que el agua moja. Si no lo dices, nadie se da cuenta.

Obviedades que eluden el centro del debate. Creo que con eso, asi tan general, todos estamos de acuerdo, pero a la hora de plasmarlo en una ley la cosa se complica y tiene muchas aristas. Si tienes claros los principios, las politicas a adoptar son un desarrollo contextual de los mismos. No siempre se tienen claros estas generalidades, que son la base de todo. Visto desde el prisma positivo ejercer la prostitución es conocer en la cama a todo tipo de hombres y sacar naranja de un campo, el mejor gimnasio remunerado.

Pues claro que no es sencillo pero tampoco es imposible de asumir. Si nos quedamos en el todo es relativo, en el todo vale, pues no construimos propuestas y apuestas políticas claras. Esto es un partido, no un club de amigas filosofas para tomar te y hablar de lo dividno y lo humano. Es muy curioso que de toda la entrevista a montero solo te quedes con esto para arremeter contra ella. Es absurdo pretender abolir lo que es una acividad milenaria y universal, salvo que se busque empeorar esta situación.

Esto, empeorar una situación, ya ocurrió en USA cuando lo de la "Ley Seca", esto es la prohibición de venta de bebidas alcohólicas de la década de y primeros años de los treinta. Fue peor el remedio que la "enfermedad".

Con la prostitución pasa lo mismo. Como se ha dicho tantas veces, la politica debe resolver problemas, no crearlos o empeorarlos. Yo no creo que sea un tema simple políticamente con una solución incuestionable. Cuando digo que la solución es simple políticamente me baso en que: Porque no atisbo otra solución, salvo que se pretenda prohibir la prostitución lo que empeoraría la situación, a mi juicio.

Por ejemplo, las prostitutas trabajan en un negocio que mueve mucho dinero. A mí me parece que no, lo cual no quiere decir, ni mucho menos, que esté en lo cierto. Pero aquí estamos opinando y exponiendo las razones que hay tras nuestras opiniones. Si no opinamos, si no hay debate, entonces no tendría sentido este foro. Es bueno opinar y debatir, incluso en temas complejos y muy complejos. Y si no estamos de acuerdo, mejor.

Conocer otros puntos de vista es siempre enriquecedor. Lo peor es callar. Porque precisamente hay mil condicionantes y posibilidades tanto en regularlo como en no hacerlo. Yo, por cierto, no es que calle, es que no tengo una opinión cerrada y unívoca sobre este tema, como pasa con las drogas.

No es un problema moral sino un problema sociopolítico complejo , aquí y en todo el mundo. Que mirar hacia otro lado no es la solución y la situación actual de vacío legal es lo MENOS deseable eso sí lo tengo claro. A ver dos cosas: Cuando saqué el ejemplo del alcohol y las drogas no lo hice con la intención de comparar ni equiparar los temas en sí con el tema de la prostitución. Sólo quise señalar los efectos negativos que produjo la prohibición del alcohol en USA con la Ley Seca, y los efectos igualmente negativos que produce la ilegalización de las drogas.

Prohibir la prostitución ocasionaría efectos igualmente negativos, empeorando la situación. Creo que es un hecho constatable. En cuanto a que la prostitución no es ilegal, cierto. Pero no deja de ser una actividad alegal, y esto genera problemas. Regularizarla los reduciría, como mínimo. Vamos a ver, los pocos estudios que he leído sobre este asunto presentan tres tipos de prostitución: Yo no estoy de acuerdo con esto, y lo digo por experiencia propia.

Conozco a algunas amigas inmigrantes que se metieron en el negocio de la prostitución por decisión propia, motivada por las dificultades económicas.

Lo cierto es que la prostitución obligada es un delito tipificado en el código penal, artículo Sin embargo, este artículo se las trae. En su punto 1 dice: Hasta aquí todo bien. Pero cuando estipula a continuación: Después, cuando se dice: Esto también me produce cierto rechazo.

No todo el mundo que se encuentra en situación de vulnerabilidad económica, inmigrante o nacional, se dedica por ello a la prostitución. Sea como fuere, el asunto es que parece que no se quiere reconocer la prostitución voluntaria.

Ya sé que no es tu caso pero algunos lo hacemos para no decir bobadas, llevo diciendo lo mismo todo el tiempo. García Castaño y N. Instituto de las Migraciones. Os copio lo siguiente como no puedo utilizar el punto y aparte, lo haré en tres entregas: Desde el movimiento abolicionista, la conexión entre mujeres inmigrantes y mercado del sexo se comprende, explica y describe en términos de trata y esclavitud sexual. Hola José Luis Carril un placer hablar contigo, cuando digo que es irrelevante me referia a que no es que sea un problema de este pais o de razas o nacionalidades si no a la problematica de la prostitucion en terminos generales y a nivel global.

Perdón, no se por que esto repite los comentarios. No es un problema de razas yo sólo conozco una raza, la humana , sino de saber distinguir entre la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, lo que constituye un delito, y la prostitución ejercida de forma libre y voluntaria, que es la que yo defiendo se legalice. Sus autores no niegan la existencia de relaciones de explotación ni de casos de trata. Pero también sacan a la luz casos muy distintos y situaciones diferentes.

Muestran, en definitiva, una realidad -la de la prostitución en la España actual- diversa y compleja, en contraste con la cual dichos esquemas se revelan reductores y simplificadores. El Protocolo no obliga a penalizar la prostitución. La legalización, regulación o tolerancia de la prostitución es perfectamente compatible con las disposiciones fijadas en el mismo Grupo de trabajo de la ONU sobre la trata de personas, Por tanto, el Protocolo no vincula la trata con la prostitución en sí; la vincula con la explotación de la prostitución ajena.

Veamos algunos ejemplos de ello. El primero lo extraigo del estudio Trata de mujeres con fines de explotación sexual en España, del año , auspiciado y publicado por la Federación de Mujeres Progresistas. Entre esos casos se encuentra el de varias mujeres ecuatorianas, las cuales sufragaron los gastos de su proceso migratorio mediante préstamos solicitados a familiares, a prestamistas privados o a bancos de su país.

Contrajeron, así, con esas personas o entidades y no con dueños de los negocios de prostitución donde varias de ellas trabajan una deuda, que lógicamente tienen que saldar. Unas emigraron a España sabiendo que venían a prostituirse. Otras, una vez en España, al no encontrar trabajo, recurrieron a la prostitución por voluntad propia, es decir, sin que nadie las forzase a ello.

Parte del dinero que ganan trabajando en la prostitución lo remesan a sus familias. Una de ellas confiesa ganar unos 4. Ese es el caso. En su país, porque sufrían desigualdades de género por ser mujeres y padecían dificultades económicas por ser pobres.

En España, porque deben pagar la deuda que contrajeron para financiar su migración y porque, al encontrarse en una situación de irregularidad administrativa, no pueden trabajar legalmente en nuestro país: Vemos aquí cómo se obvia el abuso en relación a la situación de vulnerabilidad y se entiende que basta con la existencia de ésta para que haya trata. Se obvia, incluso, la exigencia de explotación de la prostitución ajena, pues varias de las mujeres ecuatorianas concernidas ejercen la prostitución callejera de manera autónoma.

A los autores les basta con que se desemboque en el ejercicio de la prostitución, aunque éste sea autónomo, por cuenta propia, y se realice sin mediación de captador alguno.

Resulta llamativo que, como puede verse en el texto citado, los autores culpen a países, a Ecuador y a España, no ya a personas, ni siquiera a Gobiernos, de la situación de vulnerabilidad de las ecuatorianas inmigrantes, convirtiéndolos así en agentes responsables de la trata.

En definitiva, todos o la gran mayoría de los procesos migratorios quedan criminalizados como casos de trata y todos los actores que los facilitan prestamistas, contratistas quedan criminalizados como implicados en casos de trata. Bueno que duda cabe de que son explotados los inmigrantes irregulares en todos sitios con sueldos de miseria, aunque ese ya es un problema de todos nacionales o no. Si pero hay que diferenciar, por que no hayan sido engañadas o forzadas no quiere decir que sea voluntario pueden ser muchos los motivos que obligan a ello injustamente, por ejemplo estar irregularmente en el pais y no poder acceder a servicios sociales o la mercado laboral.

: Numero de prostitutas podemos prostitucion

PROSTITUTAS EN LA ANTIGUA GRECIA ESTEREOTIPOS MUJERES Prostitutas desnudas en calle prostitutas azuqueca de henares
Numero de prostitutas podemos prostitucion 265
SEXO REAL CON PROSTITUTAS PROSTIS DE MEXICO 941
Numero de prostitutas podemos prostitucion Prostitutas casa campo prostitutas en tudela
Y no me parece, y es mi derecho, que hable a titulo personal en una entrevista a la que invitan como dirigente politica. A través de cuentos morales y de "cuentos" científicos, considero que se puede establecer una construcción del significado del cuerpo femenino y de su sexualidad, y su estrecha relación con la prostitución. Yo veo clarisimo la necesidad de abolir la esclavitud, la opreion y la injusticia. Por eso cuando en ese contexto hablas de abolir, es tajante. Estamos cacareando como loros los profundos argumentos de otros?

Numero de prostitutas podemos prostitucion -

Un importante sector feminista se encuadra en estos numero de prostitutas podemos prostitucion de políticas. Este tipo de comentarios le bajan el nivel al debate. Las verdaderas protagonistas organizadas en asociaciones de trabajadoras sexuales salen a la palestra para hacer oír su voz y su propio discurso en defensa de sus intereses [Corso, De acuerdo, De lo que escribiste no se desprende el prohibicionismo. Soñar con prostitutas prostitutas maduras tarragona mi posicion con argumentos, lo que no la hace absoluta sino relativa a los mismos. Una postura similar es la defendida por Dolores Juliano, que centra el problema en general en los modelos sociales construidos y, en especial, en las conductas sociales entendidas como adecuadas para las buenas mujeres.

0 People reacted on this

Leave a Reply:

Your email address will not be published. Required fields are marked *