Yo estuve mucho tiempo ahí varada porque no podía volverme porque no juntaba la plata para el pasaje, estaba trabajando gratis y trabajaba noche y día yo, nunca me había metido en un lugar así. Me llevaron de engaño y bueno, hasta que un día yo me puse loca, casi le tiré la fonola al piso y le dije que le iba a romper todo y el resto de las mujeres le dijeron: Pero estuve muchos meses ahí y volví con neumonía, con desnutrición, volví hecha pelota Entrevista a Mabel.

En los privados al cliente cuando entra le cobran desde 15, 20, 30 y no sólo yo estaba acostumbrada a cobrar pesos sino que de esos 15 me llevaba la mitad. Y ahí yo me di cuenta cómo era que funcionaban y proliferaban tanto, que en el privado no atendés un cliente por noche como yo atendía en Recoleta, en el privado atendés a 20 en un día, entonces no son 7 pesos, son Marcela tiene un trabajo de medio tiempo que complementa ofreciendo sus servicios sexuales a través de un blog personal.

Su cliente me dice que "pasa por compañera de oficina", que no aparenta ser prostituta, que tiene un buen servicio y cobra pesos.

Estas microescenas apuntan a ilustrar el hecho de que la prostitución no es un fenómeno unívoco, mucho menos uniforme y que su heterogeneidad se complejiza con las diversas formas que la prostitución asume no sólo en distintos contextos y mercados, sino también en términos históricos y culturales. Sin embargo, los matices y las diferencias se diluyen en el discurso abolicionista: La mirada antropológica es relevante pues, a través del trabajo de campo -su sello distintivo-, ella puede producir un conocimiento de primera mano capaz de disputar las posiciones hegemónicas y poner en cuestión los discursos generalizados y generalizantes.

Es una epistemología y una metodología que rechaza de plano la separación entre lo político y lo personal, entre pensamiento y emoción, y recupera, en todo momento del proceso de investigación, las experiencias de las mujeres Tarducci y Daich, La prostitución refiere tan sólo a una de entre tantas actividades posibles dentro de un mercado sexual mayor que incluye, por ejemplo, la pornografía, el sexo telefónico y virtual, y el "baile exótico", entre otras.

La prostitución es un sistema donde el estigma socialmente producido funciona como una estrategia patriarcal que atenta contra la autonomía de las mujeres Juliano, pero es también un sistema estratificado donde las distintas jerarquías sociales -clase, etnia, edad- operan de manera diferencial en la reproducción de las desigualdades. Poco abordada desde las ciencias sociales, 15 este tipo de prostitución se presume independiente y libremente elegido.

Se trata de mujeres que tendrían otras opciones pero que eligen la prostitución como vía de ascenso económico o por otras razones. Contando con la posibilidad de optar por otras actividades remuneradas, siendo independientes y autónomas, resulta difícil asignarles a estas mujeres el lugar de víctimas. Algo similar sucede con lo que algunos llaman prostitución " amateur ", el caso de Marcela por ejemplo, mujeres que complementan un trabajo formal con el ejercicio independiente de la prostitución.

Las distinciones entre prostitución infantil y adulta, entre prostitución forzada y voluntaria o entre prostitución y trata son distinciones ideológicas, sugería MacKinnon en su Conferencia en la Facultad de Derecho. Las abolicionistas locales sostienen que no hay diferencia porque en la base de la prostitución se encuentra la violencia de género, la construcción de una categoría de mujeres disponibles para la satisfacción de la sexualidad masculina -mujeres mercancías cuyo deseo y placer nunca tiene cabida.

Su decodificación depende siempre del marco cultural y social en el que se inscriben y en la imbricación compleja de ese marco con las diversas y diversificadas formas de experimentar subjetivamente el sexo.

Estas mujeres se presentan como autónomas e independientes y hablan de un trabajo consentido, lo cual no quiere decir que su actividad no involucre diversos grados y combinaciones de coerción, explotación, resistencia y agencia. Como lo expresa una de las citas precedentes, estas mujeres no se sienten indignas ni víctimas, construyen otros sentidos de la sexualidad -el sexo como servicio, por ejemplo- que merecen ser explorados.

Con todo, las abolicionistas también suelen tener razón y lamentablemente muchas veces la prostitución se torna violencia de género y violencia sexual contra las mujeres. La historia de Lorena o la de Mabel lo ilustran claramente.

Operó desde comienzos del siglo XX bajo el nombre de Sociedad de Varsovia -la que se encargaba, también, de algunas sinagogas y cementerios- y cambió su nombre a Zwi Migdal cuando la Asociación Judía para la Protección de Jóvenes y Mujeres la acusó de ser un refugio para tratantes y rufianes comprometidos en el engaño de inmigrantes ingenuas.

Agustín ; B ernstein ; Juliano ; K empadoo , ; Lamas ; Nencel ; Piscitelli , Personalmente he intentado, infructuosamente, comunicarme con Sofy y Maru. Tampoco he podido contactar a Marcela. Ello así porque es en la red de relaciones que van configurando los distintos mercados sexuales y experiencias concomitantes, donde se construyen distintas dimensiones de agencia así como significados diferenciales respecto de lo que es o puede ser la autonomía.

Comparing markets in female sexual labor". The University of Chicago Press. Un Estado en busca de la profilaxis". La prostitución legal en Buenos Aires Esta tampoco ha convencido a organizaciones sociales como Médicos del Mundo, que reclama que el abolicionismo lleva a las prostitutas a la clandestinidad y las deja a merced del cliente o de las mafias, y sostiene que la red prevista para ayudar a las mujeres a salir de la prostitución es demasiado precaria.

A la luz de las estadísticas, la detective Wahlberg tiene razón: Actualmente son menos de diez. Sin embargo, los burdeles y las aceras se encienden ahora en Internet.

La ley obliga a los propietarios de los burdeles a pagar impuestos y la Seguridad Social de las prostitutas. Éstas, que deben tener una licencia municipal, tienen derecho a Seguridad Social y a cobrar el paro. La misma situación que en Alemania. En Dinamarca, las prostitutas pagan impuestos pero no tienen paro ni Seguridad Social.

Suecia fue pionero, en , en aprobar una ley contra la compra de servicios sexuales. Esta normativa prohíbe pagar por el sexo y penaliza al cliente con multas de prisión y económicas.

Es un modelo actualmente en expansión. En la prostitución el sueldo suele ser bastante mejor que en otros trabajos y, entonces, se confunde su demanda de una situación mejor con su disgusto por mantener relaciones sexuales con los clientes: La asociación del sexo por dinero con la violación procede también de la confusión entre deseo y acuerdo -o consentimiento-.

Por el hecho de tener que estar ocultando su trabajo si no quieren que las señalen con el dedo, las critiquen y las marginen. Y aunque a veces no les apetezca trabajar, es decir, mantener relaciones sexuales con la variedad de cosas que eso puede significar no estamos hablando de violación ya que consienten y acuerdan con los clientes dichas relaciones. Cuando trabajaba en una pizzería tampoco quería ir, siempre es mejor para mí poder quedarme en casa tranquilamente pero, claro, quiero el dinero y eso es lo que me impulsa a trabajar de una cosa o de otra, me obliga en cierta manera.

Tal como concluye José Luís Solana, profesor de Antropología Social de la Universidad de Jaén, en en su trabajo de investigación Movimientos migratorios, trabajadoras inmigrantes y empleo en la prostitución:. Es por eso que sólo entiendo este argumento abolicionista de la prostitución si también lo es con todos los trabajos asalariados del sistema capitalista.

Este planteamiento de buenas a primeras es bienintencionado pues al menos no les quieren daño. Como ya comentaba en el contraargumento anterior, las personas abolicionistas suelen olvidar preguntar a las trabajadoras sexuales y entonces construyen su discurso en base a prejuicios infundados y falta de información. En primer lugar, quiero situarme como persona que ha tenido contacto directo y amistades cercanas con trabajadoras sexuales debido a mi relación con el feminismo y mi interés por los temas de género y sexualidad, des de aquí puedo afirmar que todas ellas nunca han sufrido ninguna agresión ejerciendo la.

En cambio, fuera del trabajo sí que han sido maltratadas, acosadas o incluso violadas.

Ellos sí han decidido libremente y sin coacciones organizar, traficar, lucrarse, legislar y pagar por prostituir mujeres desde hace siglos. He colaborado en la coalición abolicionista alemana Stop Sexkauf y milité en Iniciativa Feminista donde fui su vicepresidenta al inicio, antes de trasladarme a prostitutas abolicionistas prostitutas italianas a Alemania. No hubo ninguna revolución sexual. Reducir las distintas realidades de la prostitución a una definición prostitutas abolicionistas prostitutas italianas previamente establecida en términos de agresión y esclavitud sexual no se ajusta a la complicada realidad, y por tanto no resuelve ninguno de los problemas. El capitalismo es un sistema económico hecho a medida y a imagen de la masculinidad, esta se basa precisamente en la dominación, en el poder, en la jerarquía, que a su vez irradia a la sexualidad. La verdad que estaban muy envejecidos. Esta situación no permite aceptar prostitutas rusas barcelona prostitutas chamberi sostener que con estas condiciones desfavorables se pueda hablar seriamente de una auténtica libertad de elección, es decir, sin condicionamiento alguno de género mientras subsistan injusticias sociales tan evidentes.

Prostitutas abolicionistas prostitutas italianas -

Horario y dónde ver la clasificación del GP de Mónaco. Inmersa en su proyecto modernizador, Buenos Aires legalizó la prostitución para aislar y controlar las consecuencias sociales y médicas del comercio sexual; si no podía terminar con la prostitución, al menos esperaba controlar sus efectos perniciosos Guy, La ley obliga a los propietarios de los burdeles a pagar impuestos y la Seguridad Social de las prostitutas. Lo primero de todo, las presentaciones. Eric Gaillard Reuters María Prostitutas abolicionistas prostitutas italianas. Actualmente son menos de diez. Respecto de la prostitución, Argentina tiene, desde el añouna posición abolicionista.

Como en todo sistema capitalista imagino la prostitución se rige por la ley de oferta y demanda. Es una de las consecuencias directas de la cosificación de las mujeres. También podemos verlo a diario, lamentablemente, en noticias sobre violencia machista, en un momento sabemos todo sobre ellas y apenas algo o nada de ellos, y con esa misma rapidez tenemos a miles de hombres, de una manera u otra, culpando a la víctima de la violencia que ha sufrido.

La prostitución es una realidad compleja, que no puede ser reducida solo a la ley de oferta y demanda. Porque se basa y rige sobre el sistema prostituyente , este necesita de tres factores indispensables para su supervivencia, estos son: En la actualidad, casi todos los países han cancelado las sanciones penales contra las mujeres prostituidas, manteniendo como crimen penal solo el proxenetismo. Los países donde ha sido descriminalizada completamente la prostitución son: Alemania, Holanda, Suiza y Nueva Zelanda han permitido de esta manera convertir legalmente los proxenetas en empresarios; como consecuencia no existe ninguna penalización para las mujeres, los puteros y los proxenetas.

El modelo nórdico sanciona puteros y proxenetas. No puede culparse a la mujer que necesita dinero para vivir igual que no se culpa al obrero del capitalismo. La demanda hace que exista la trata. Desde el feminismo neoliberal se defiende la prostitución como algo que la mujer puede elegir libremente.

Creo que hay que mover el debate, porque que algo se elija no significa que esté bien. Pero, aunque fuera así, los cuerpos humanos no pueden consumirse. Vamos, que centrar el debate en si es libre o no la elección es un error, porque la prostitución es negativa desde la base.

Ellos sí han decidido libremente y sin coacciones organizar, traficar, lucrarse, legislar y pagar por prostituir mujeres desde hace siglos. Siempre fue un negocio esclavista dirigido por hombres en un mundo del que se han apropiado de los recursos y del ejercicio del poder.

A menudo vemos a hombres que defienden la prostitución decir que esto es un debate, que la prostitución, la pornografía, tratan sobre la libertad y el deseo de las mujeres. En realidad, es el discurso del que cosifica, lo vemos en los partidos y sindicatos que hablan de un interés general de la clase trabajadora cuando en realidad defienden intereses de la burguesía.

Necesitan colonizar los espacios contestatarios de mujeres, sobre todo en épocas económicamente depresivas y de crisis institucionales. Esta situación no permite aceptar y sostener que con estas condiciones desfavorables se pueda hablar seriamente de una auténtica libertad de elección, es decir, sin condicionamiento alguno de género mientras subsistan injusticias sociales tan evidentes. Creemos que no es justo, no lo aceptamos. Es un término inventado por el lobby proxeneta para blanquear sus negocios.

Si las prostituidas son trabajadoras, ellos ya no son proxenetas o rufianes sino empresarios. Es una forma de invisibilizar la violencia que ejercen y hacer aceptable a la sociedad algo que es una violación de los derechos humanos fundamentales. El discurso de trabajo sexual blanquea whitewash la explotación desviando el foco de la violencia patriarcal. Como los medios de comunicación suelen estar en manos de hombres, muchos de ellos puteros, el argumentario proxeneta lleno de falsedades recibe mucha acogida y difusión porque dice lo que los puteros quieren oír y que se diga de ellos: Invisibilizan a las supervivientes de la prostitución que hablan sobre la violencia sufrida.

No creemos que la prostitución sea un trabajo como cualquier otro. Nosotras creemos firmemente que la prostitución no es trabajo, es violencia y esclavitud. La prostitución no es un trabajo. El mundo funciona como una cadena de acontecimientos: Razonemos con la hipótesis del argumentario promovido por el lobby proxeneta de que existen mujeres que eligen libremente, reclaman derechos laborales y necesitan una regulación que mejore sus condiciones de ejercicio y que para ello hay que regular o legalizar la prostitución.

Que devuelvan lo que nos roban para que la pobreza no empuje a ninguna mujer a la prostitución. Esto debe financiarse con las multas a los puteros, la incautación de los bienes que mafias y proxenetas han conseguido explotando sexualmente mujeres y niñas.

También debe financiarse a cargo de los presupuestos generales del estado patriarcal. El dinero que les sobra a los hombres con el que pagan por prostitución debería estar en manos de las mujeres que lo necesitan para que no pudieran someterlas. La mejor forma de evitar las injusticias que soportan las prostituidas es que no sean prostituidas. Ninguna mujer y ninguna niña debería verse obligada a hacer felaciones a 20 desconocidos todos los días.

En mayor o en menor medida, ejerce un efecto muy dañino de control y de asedio al desarrollo de la sexualidad femenina. Así que sí, afecta a la esfera privada de manera muy profunda. No es posible que nos construyamos a nosotras mismas como sujetos plenos si vivimos en una sociedad donde claramente no lo somos.

El hombre que compra a la mujer, que paga por sexo, lo considera un servicio. La exprostituida Huschke Mau explica como son los puteros: Por qué los hombres buscan mujeres prostituidas y qué piensan de ellas. Las consecuencias son varias y muy graves. En Alemania se ha duplicado la trata desde que se legalizó la prostitución en El aumento de la trata trae aparejado el aumento de la presencia de redes criminales en nuestro entorno y con ello la corrupción, la inseguridad y el peligro de que también nuestras niñas caigan en sus redes mafiosas.

Otra consecuencia es el perjuicio que supone a los derechos de las mujeres no prostituidas y a nuestra vida sexual. Los hombres se comportan con sus parejas, amigas, novias, etc. Aprenden esta forma de sexualidad violenta en la pornografía y prostitución con lo que la satisfacción sexual de las mujeres cae en picado.

La prostitución es incompatible con la igualdad entre hombres y mujeres. Por supuesto que en España se puede abolir al igual que se ha abolido en Francia.

Son un enorme lobby putero-proxeneta. Hay mucha corrupción, lo que puede facilitar a los proxenetas que se legisle a su favor legalizando la prostitución. Ciudadanos en un peligro claro para los derechos de las ciudadanas, asusta que crezca en escaños porque es un partido muy machista y neoliberal.

Las partidarias de abolir no tenemos el poder ni los recursos que tienen ellos. Pero tenemos la fuerza de la realidad, que no se puede invisibilizar y enmascarar siempre. Tenemos la fuerza de un movimiento feminista enorme con aliadas en todos los partidos políticos e instituciones que luchan por conseguir leyes abolicionistas. Los puteros y los proxenetas saben perfectamente el maltrato que supone la prostitución por mucho que quieran disfrazarlo de libertad y voluntariedad.

Es a la gente de buena voluntad que no conoce de primera mano lo que ocurre en los burdeles a quien debemos interpelar, ese es nuestro propósito y para ello dedicamos altruistamente nuestro tiempo y nuestro esfuerzo. Por Henar Vírseda TradxAbolición. Haz clic para compartir en WhatsApp Se abre en una ventana nueva Haz clic para compartir en Twitter Se abre en una ventana nueva Haz clic para compartir en Facebook Se abre en una ventana nueva. Por mi parte soy traductora profesional y feminista radical.

Soy psicóloga, terapeuta familiar y especialista en trauma. Me llamo Elena de la Vara. Carta de la sobreviviente de prostitución Huschke Mau a la ministra Schwesig Manifiesto de sobrevivientes de prostitución y trata. Rae Story, sobreviviente de prostitución, entrevista a dos ex-prostitutas de burdeles alemanes. Proxenetas en la ONU: El mito de las organizaciones de prostitutas.

Estas son las medidas vigentes en los países nórdicos y que reclamamos: Descriminalización de las mujeres prostituidas. Ayudas integrales para las mujeres que quieran dejar la prostitución.

Renta mínima de inserción. Asesoramiento legal y laboral. Criminalización total del proxenetismo y del lucro con la prostitución ajena en todas sus formas. Prohibición de los burdeles y de la prostitución organizada.

Formación específica sobre la prostitución desde una perspectiva de género y abolicionista a todos los profesionales implicados, desde abogadas, policías, jueces y fiscales hasta terapeutas o funcionarios que tengan que interactuar con las mujeres que estén dentro o que salgan prostitución.

Programas de sensibilización en medios de comunicación y de educación en centros escolares y de formación sobre la realidad de la prostitución y sus consecuencias en toda la sociedad para prevenir la existencia de futuros consumidores de prostitución. Criminalización de los puteros. La compra de sexo se multa de forma generalizada y se encarcela a reincidentes y quienes soliciten sexo con menores.

En esto nos vamos a detener en las siguientes líneas. Por lo tanto, habría que empezar por acabar con la hipocresía de considerar que este modelo de sociedad puede acabar con el tipo de sexualidad que favorece.

Un modelo que, como ha señalado la socióloga e investigadora de la prostitución, Raquel Osborne, promueve, como parte de la masculinidad, la separación entre sexo y afecto entre los varones, mientras que su identificación se considera de la feminidad.

En muchos casos la razón resulta apremiante y obvia: Que aparezca como una opción de trabajo muestra también hasta qué punto son escasas y precarias las alternativas laborales que se les ofrece servicio doméstico, hostelería , y explica la numerosa presencia, desde hace años, de mujeres inmigrantes en la prostitución que, en buena medida reemplazan a las mujeres autóctonas que se han desplazado a otros sectores laborales.

Son todas ellas razones por las que se incorporan a este trabajo y por las que muchas permanecen voluntariamente en él. En esta consideración de la prostitución como una opción de trabajo resulta clarificador establecer la comparación con otra de las ofertas laborales que se les presenta: En los dos sectores hay una amplia demanda dirigida a mujeres inmigrantes. Como empleadas de hogar, sus condiciones de trabajo son precarias, en algunos casos muy duras pues exigen disponibilidad horaria absoluta, control de movimientos, bajos salarios y menos derechos de los que disfruta el resto de trabajadoras y trabajadores.

Se puede concluir también que el reclamo para realizar este tipo de trabajos es bien sencillo: La capacidad de todas las mujeres para formular sus necesidades y derechos, que el feminismo preconiza e impulsa, se niega por principio a las prostitutas desde las posiciones abolicionistas. La prostitución por tanto es un trabajo en el que las mujeres realizan una transacción económica vendiendo, no su cuerpo, sino servicios sexuales a cambio de dinero.

Y en una sociedad donde el trabajo es la principal vía de integración social, negarles su condición de trabajadoras no sólo las despoja de su condición de ciudadanas sino que refuerza hasta el límite su exclusión y marginación social: Pero no es un trabajo como otro cualquiera.

No lo es no sólo por la dureza que comporta en todos los sentidos: Si fuera así no se explicaría el tratamiento sustancialmente distinto que se da respecto a algunas relaciones no comercializadas, puesto que las pautas de comportamiento no se alejan mucho unas de otras: Pero no es un trabajo como otro cualquiera ya que las mujeres, por ser trabajadoras precisamente del sexo, suman a todo ello los abusos y menosprecio de la propia sociedad debido a la doble moral que se practica.

Representa a la mujer provocativa, promiscua, que manifiesta abiertamente su sexualidad, que transita la noche. Y por lo que supone de ruptura con el estereotipo femenino, y de denuncia de la hipocresía social, se las identifica como un grupo aparte de mujeres al que se estigmatiza, se marca. Pero también supone una desvalorización que se extiende a toda la vida de la mujer que queda así subsumida en la categoría de prostituta.

No es casual por tanto que esta estigmatización social sea lo que muchas identifican como el principal problema a combatir. Aspiramos a una sociedad donde las relaciones no estén mercantilizadas, no existan instituciones opresivas ni estereotipos adscritos a cada sexo, ni relaciones de poder entre hombres y mujeres, entre el Norte y el Sur; donde la sexualidad la ejerzamos desde relaciones libres. Así, contra el estigma y la discriminación defendemos el reconocimiento de las trabajadoras del sexo como sujetos de derechos de ciudadanía y, por tanto, sociales y laborales.

0 People reacted on this

Leave a Reply:

Your email address will not be published. Required fields are marked *